El Mapa del Olvido

13 de abril de 2012

JOSÉ MANUEL CALVO ALONSO (Madrid, Comunidad de Madrid, España)

http://g.co/maps/vgkhh
Alas ocho y cuarto de la mañana del 21 de junio de 1993, la bandaterrorista ETA asesinaba en Madrid a seis militares y un civil queviajaban en una furgoneta oficial, haciendo detonar a su paso un potentecoche-bomba, cargado con 40 kilos de amonal, en la confluencia de las calles deLópez de Hoyos y de Joaquín Costa. De las catorce víctimas asesinadas ese añopor la banda terrorista, siete lo fueron en este brutal atentado.
Lafurgoneta oficial, una Mercedes de color blanco, había salido a las 7:30 horasde Alcalá de Henares, a unos treinta kilómetros de Madrid, donde residían susocupantes. En lo que era su ruta habitual, desde la plaza donde explotóel coche-bomba la furgoneta solía seguir por la calle Joaquín Costa para girara la izquierda en la plaza de la República Argentina y entrar en la calle deVitrubio. Al final de dicha calle, esquina con el paseo de la Castellana, seencuentra el Estado Mayor de la Defensa (Emad). Los etarras presenciaron sullegada a la plaza y accionaron a distancia el dispositivo que hizoestallar la mortífera carga. La onda expansiva afectó de lleno al vehículooficial y el efecto de la metralla acabó con la vida de los siete hombres queviajaban en la misma. Después, sus cuerpos fueron devorados por lasllamas. 
Losmuertos fueron: el teniente coronel del Ejército de Tierra, JAVIER BARÓ DÍAZDE FIGEROA; el teniente coronel del Ejército del Aire, JOSÉ ALBERTOCARRETERO SOGEL; el sargento primero de la Armada, JOSÉ MANUEL CALVOALONSO; el teniente coronel del Ejército de Tierra, FIDEL DÁVILA GARIJO;el capitán de fragata de la Armada, DOMINGO OLIVO ESPARZA; elfuncionario civil del Ministerio de Defensa PEDRO ROBLES LÓPEZ, queconducía el vehículo, y el teniente coronel del Ejército del Aire, JUANROMERO ÁLVAREZ.
José Manuel Calvo Alonso, sargento primero de la Armada, tenía 39 años. Natural deAsturias, vivía en Alcalá de Henares (Madrid). Casado y padre de treshijos, sus restos mortales fueron también inhumados en el panteón de laBrigada Paracaidista del cementerio viejo de Alcalá de Henares.

Laexplosión provocó, además de cuantiosos daños materiales, heridas graves aotros cuarenta ciudadanos, incluidos tres niños que esperaban en unaparada cercana a que les recogiera el autobús que les llevaría al InstitutoBritánico de Somosaguas. Se trataba de las hermanas Juana y María GabrielaCañizo Canto, de 8 y 15 años, y de Luis Gabarda Pery, de 7,rescatado del lugar del atentado en una situación crítica por el policía EmilioAlmendros Gomis, que lo trasladó urgentemente al Hospital Gregorio Marañón. Elagente fue condecorado un año más tarde, siendo el niño el que le entregó elgalardón. El padre de Juana y María Gabriela lo vio todo desde la ventana de sucasa.
Ademásde los tres niños, otras cinco personas resultaron también gravemente heridas: MaríaAntonia Mezquita, Matilde Cuéllar, Fernando Flórez, SoniaCurabia y Juan Carlos Sobrino. El dueño del bar Galaica, situadoenfrente del lugar de la explosión, narró lo que vio tras la misma: “Vi auna niña de unos ocho años tumbada en el suelo con la cabeza destrozada, y aotros niños más ensangrentados, a la gente gritando, a dos señoras a las queles faltaba parte del pecho… y una de ellas se abrazó a mí llorando”.
Unahora después, hacia las 9:15 horas, un Ford Fiesta, utilizado por los etarraspara huir del lugar donde acababan de asesinar a siete personas, estalló anteel número 85 de la calle de Serrano, cerca de la embajada de los EstadosUnidos, hiriendo a otras tres personas, dos de ellas de gravedad: MiguelAlvero Suárez, de 26 años, y Carmen Redondo Prado, de 28.  Estesegundo atentado provocó una amplia alarma al producirse en un puntoequidistante entre las embajadas de Estados Unidos y de Francia y frente aldespacho del hijo de Antonio Hemández Gil, expresidente del Consejo General delPoder Judicial.
“Eradantesco ver aquello, y te quedas impresionado. Los cadáveres estabanirreconocibles”, declaró Ramón Sáez, titular del Juzgado de Instrucciónnúmero 38 de Madrid, que acudió al lugar del atentado para proceder allevantamiento de los cadáveres. Las víctimas mortales estaban tan desfiguradasque hubo que numerarlas para que pudieran ser identificadas posteriormente enel Instituto Anatómico Forense.
En1996 la Audiencia Nacional condenó a José Gabriel Zabala Erasun y a GonzaloRodríguez Cordero a sendas penas de 930 años de reclusión por este atentado. Elfallo consideró probado que ambos terroristas robaron un Opel Corsa en SanSebastián en marzo de 1992 y lo escondieron en una lonja de esa localidad. Enjunio de 1993, siguiendo instrucciones de la dirección de ETA para que cargaranel coche con un artefacto explosivo, cambiaron las placas originales por otrasfalsas y lo trasladaron a Madrid, donde lo entregaron a otros terroristas.Cumplida su misión, los dos volvieron al País Vasco.
Losautores materiales del atentado siguen todavía sin estar juzgados. Las Fuerzasde Seguridad consideran que una de las autoras es María Soledad Iparraguirre,alias Anboto. Ella y su pareja, Mikel Albisu, alias Mikel Antza,fueron capturados el 3 de octubre de 2004 en una casa de Salies de Béarn(suroeste de Francia). El 17 de diciembre de 2010 ambos fueron condenados enFrancia a 20 años de cárcel. En el mismo fallo, la justicia francesa dio elvisto bueno para su extradición a España donde serán juzgados por diferentes delitos 

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: