El Mapa del Olvido

21 de abril de 2012

AURELIANO CALVO VAL (San Sebastián, Guipúzcoa, España)

Filed under: 1979, Agosto, Guipúzcoa, San Sebastián, Sin esclarecer — Fer Altuna Urcelay @ 16:29

http://g.co/maps/e8yzp (Lugar aproximado)

En la tarde del 30 de agosto fue encontrado en San Sebastián el cadáver del policía nacional AURELIANO CALVO VAL dentro del taxi con el que trabajaba en sus horas libres. El vehículo estaba en la avenida de Tolosa, junto al colegio inglés, y el cadáver presentaba varios impactos de bala. “Aureliano salió a las seis de la tarde del 30 de agosto de 1979 de casa y no volvió jamás (…) No quise saber los detalles ni quise preguntar (…) yo tenía que sacar a mis pequeños adelante” contó su viuda, Carmen Ibarlucea, en Contra el olvido, de Cristina Cuesta (Temas de Hoy, 2000).
Los taxistas donostiarras efectuaron al día siguiente un paro como protesta por el asesinato que costó la vida a Aureliano. No se sabe por qué ETA acabó con la vida de Aureliano, aunque su viuda sí contó en Contra el olvido que “los años previos al atentado estuvieron llenos de miedo. Muchas veces le dije a mi marido que nos fuéramos porque el día a día era una permanente angustia”.
Aureliano Calvo Val, de 38 años, había nacido en Quintanas de Valdelucio (Burgos). Estaba casado con Carmen Ibarlucea, y tenía tres hijos: dos niñas de 12 y 3 años, y un niño de 6 meses. Sus restos mortales fueron trasladados por carretera a su localidad natal, donde recibieron sepultura. En abril de 2007, y con motivo de un homenaje a víctimas del terrorismo de Guipúzcoa, Carmen Ibarlucea señaló a El Diario Vasco que ella era “una víctima de los ‘años de plomo’. He estado en el total olvido, incluso te hacían sentirte culpable” (23/04/2007). Pese a ello, no quiso irse de San Sebastián: “Siempre quise permanecer en el País Vasco, jamás me planteé irme después del atentado. El País Vasco es mi tierra” (Cristina Cuesta, Contra el olvido, Temas de Hoy, 2000).
Anuncios

JOSE MARÍA PÉREZ RODRÍGUEZ (Zumárraga, Guipúzcoa, España)

http://g.co/maps/de98h

El jueves 30 de agosto de 1979 a primera hora de la mañana tres etarras tendieron una emboscada a siete agentes de Policía cuando iban de la estación de Zumárraga a la comisaría, provocando la muerte del agente JOSE MARÍA PÉREZ RODRÍGUEZ. Los agentes, vestidos de paisano, habían llegado a la localidad guipuzcoana procedentes de San Sebastián, donde habían tomado un tren a las 7:30 horas, para hacer el relevo en la comisaría. Llegaron a la estación hacia las 8:50 horas, se apearon del tren y, tras cruzar las vías, se dirigieron a pie a la comisaría que estaba a unos trescientos metros de distancia, tomando un atajo por un camino vecinal que les obligaba a subir un repecho.
Al superar el desnivel del repecho, el primer agente vio a dos individuos encapuchados armados con metralletas, por lo que dio la voz de alarma al tiempo que se ponía a cubierto. Al mismo tiempo, un tercer terrorista, apostado detrás de un camión, comenzó a disparar. Todos los policías se arrojaron al suelo y se pusieron a cubierto, a excepción de José María Pérez Rodríguez, que fue alcanzado por una ráfaga que lo hirió mortalmente. Los policías nacionales trataron de repeler la agresión disparando sus armas reglamentarias, aunque ninguno de los tres terroristas resultó herido. Los autores del atentado huyeron en la furgoneta Ebro de color verde desde la que había disparado uno de ellos. En el lugar de los hechos se recogieron casi setenta casquillos de bala del calibre 9 milímetros parabellum, marca FN, disparados por los etarras. José María fue alcanzado por seis impactos de bala y, aunque fue trasladado inmediatamente a la Clínica Orbegozo, ingresó cadáver. 

El 6 de marzo de 1990 la justicia francesa concedió la extradición de Félix Ramón Gil Ostoaga, alias Zaldi, por el asesinato del agente Pérez Rodríguez. Sin embargo, unos meses después, el Tribunal de Casación anuló dicha decisión al considerar que, según la legislación francesa, los delitos habían prescrito. Posteriormente Gil Ostoaga fue entregado a España para ser juzgado por otros seis crímenes. En la documentación presentada para solicitar su extradición, las autoridades españolas señalaron que los autores del asesinato de José María Pérez, además de Gil Ostoaga, fueron los ya fallecidos Miguel Ángel Goikoetxea Elorriaga, alias Txapela, Ignacio Gabirondo Agote, Donibane, y Carlos Lucio Fernández, Zaharra, junto a un quinto terrorista, Pedro María Leguina Aurre, alias Kepatxu, que entonces se encontraba en la clandestinidad.
El 31 de diciembre de 1999 Leguina Aurre fue detenido en el aeropuerto Charles de Gaulle de París. Pese a que las autoridades españolas consideraban a Leguina Aurre responsable de más de veinte asesinatos cometidos entre 1975 y 1981, entre ellos el atentado en la estación de Zumárraga, no ha podido ser juzgado por la mayor parte de esos delitos puesto que habían prescrito. Entregado por Francia en diciembre de 2001, en la actualidad cumple penas que suman 90 años de prisión por otros crímenes.
José María Pérez Rodríguez tenía 25 años y era natural de Gilena, en la provincia de Sevilla. Sus restos mortales fueron trasladados al aeropuerto de Fuenterrabía para llevarlos a Sevilla en un avión militar. Fue enterrado en San Juan de Aznalfarache.

JOSÉ MANUEL JUAN BOIX (Madrid, Comunidad de Madrid, España)

Filed under: 1979, Agosto, Comunidad de Madrid, Madrid, Sin esclarecer — Fer Altuna Urcelay @ 12:24

http://g.co/maps/s8kaj
El 18 de agosto de 1979 fallecía en el Hospital de La Paz el joven atleta JOSÉ MANUEL JUAN BOIX veinte días después de quedar gravemente herido como consecuencia de la explosión de la segunda bomba de una cadena de atentados indiscriminados de la banda terrorista ETA en el aeropuerto de Barajas y en las estaciones de tren de Chamartín y Atocha. Con su muerte se elevaba a siete el número de víctimas mortales provocadas por las explosiones: cinco de ellas murieron el mismo 29 de julio de 1979 y la sexta víctima, Dionisio Rey Amez, falleció el 2 de agosto.

José Manuel fue herido por la segunda de las bombas, la de la estación de Chamartín, que mató en el acto a la estudiante danesa Dorothy Fertig. Ingresado en La Paz, se le diagnosticó un politraumatismo de pronóstico muy grave y, aunque los primeros partes médicos indicaban una evolución favorable, la situación empeoró, falleciendo el 18 de agosto.

José Manuel Juan Boix tenía 18 años y era natural de Zaragoza. Estudiante y prometedor atleta, se le vaticinaba un gran futuro como corredor de fondo. Cuando fue asesinado por ETA era el atleta aragonés de fondo con mayor proyección internacional y acababa de ganar el Campeonato de España junior de tres mil metros lisos. Poco antes, se había proclamado campeón del mundo en Limerick (Irlanda), como parte del equipo junior de campo a través, y había conseguido la mínima para participar en el Campeonato de Europa Junior al Aire Libre. Su corta vida deportiva la desarrolló en dos clubes aragoneses: el Iris y el Scorpio 71. La pista de atletismo de Zaragoza lleva su nombre y cada año, desde su asesinato, se organiza un Memorial en su nombre en esa ciudad. La primera vez que se disputó la prueba fue el 5 de julio de 1980, ganándola Jorge García, compañero de José Manuel en la selección española que ganó el Campeonato Mundial de campo a través junior en el año 1979.

ANTONIO LÓPEZ CARRERA (Sondica, Vizcaya, España)

http://g.co/maps/q6bw4 (Lugar aproximado, Sin datos)

El jueves 16 de agosto de 1979, la banda terrorista ETA asesinaba a tiros en la localidad vizcaína de Sondica a ANTONIO LÓPEZ CARRERA, antiguo miembro de la Guardia de Franco.
Esa noche Antonio y su mujer habían salido a cenar con unos amigos a un restaurante en Sondica, algo que hacían una vez por semana. Tras terminar de cenar, regresaron a su domicilio. Cuando ya estaban cerca, la mujer se dio cuenta de que se había olvidado un jersey, por lo que Antonio volvió al restaurante a recogerlo, mientras ella subía al domicilio. Una vez recogido el jersey, Antonio emprendió de nuevo la vuelta a su casa, pero en el camino le esperaban tres terroristas de la banda ETA en un Renault 7 que habían robado media hora antes. Fue ametrallado por la espalda y alcanzado por siete disparos de bala del calibre 9 milímetros parabellum, muriendo en el acto.

Según el propietario del automóvil utilizado por los terroristas, éstos le interceptaron en la carretera de Guecho y le ordenaron que bajara del coche. Posteriormente, lo ataron a un árbol con cadenas y le quitaron el Documento Nacional de Identidad. Lo abandonaron allí advirtiéndole que no diera cuenta del hecho a la Policía hasta pasadas dos horas.
En 1982, la Audiencia Nacional condenó como autores del atentado a José María Astola Iruretagoyena, Juan Bilbao Moro y Luis Alberto Pastor Landa a 26 años de cárcel.
Antonio López Carrera, más conocido como Gento, tenía 66 años. Había nacido en Camposanto (Cantabria) y tenía cuatro hijos, tres de los cuales estaban ya casados. Llevaba residiendo unos cuarenta años en Vizcaya. Hasta su jubilación había trabajado en la factoría de Astilleros Españoles en Olabeaga. Había pertenecido a la Guardia de Franco y, al parecer, había recibido amenazas. 

20 de abril de 2012

MANUEL FERREIRA SIMOIS (Portugalete, Vizcaya, España)

Filed under: 1979, Agosto, Portugalete, Sin esclarecer, Vizcaya — Fer Altuna Urcelay @ 20:40

http://g.co/maps/tb42k

A la una y media de la tarde del día 13 de agosto de 1979, la banda terrorista ETA asesinaba a tiros en Portugalete al policía municipal MANUEL FERREIRA SIMOIS cuando se encontraba regulando el tráfico en la confluencia de las calles General Castaños y Gregorio Uzquiano, muy concurridas por la celebración en esos días de las fiestas patronales.
Hacia las 13:30 horas el agente ordenó a los ocupantes de un Seat 1430 que venían por la calle Gregorio Uzquiano que se detuviesen para dejar paso a los vehículos procedentes de la otra calle. Uno de los ocupantes, encapuchado, se apeó del vehículo con una pistola en la mano y efectuó cuatro disparos, casi a bocajarro, contra el policía municipal. Manuel Ferreira Simois, que resultó alcanzado por los disparos en el pecho y en la cabeza, dio varios pasos y se tambaleó, cayendo sobre el asfalto gravemente herido. En ese momento, los agresores arrancaron el coche y dando un brusco giro de volante, tomaron la dirección contraria a la que circulaban, dirigiéndose por la calle de Gregorio Uzquiano hacia Sestao.
Aún con vida, el policía municipal fue trasladado en un coche hasta la Clínica San Juan de Dios de Portugalete, en donde, a la vista de la gravedad de sus heridas, decidieron enviarlo en ambulancia hasta la Hospital de Cruces en Baracaldo. Pero no llegó a tiempo, falleciendo durante el traslado.

La Guardia Civil localizó, horas más tarde, el vehículo utilizado en el atentado en la transversal Abatxolo, de Portugalete, que había sido robado por la mañana en la localidad vizcaína. En su interior se encontraron dos casquillos del calibre 9 milímetros parabellum, marca Geco. En el lugar de los hechos se recogieron otros dos casquillos más de idénticas características.
La víctima había recibido repetidas amenazas de muerte desde un año antes de ser asesinado, una de ellas en forma de esquela con su nombre, que se la habían hecho llegar a su domicilio por carta, y también pintadas en la paredes de edificios frente a su domicilio en las que se anunciaba su muerte. Manuel había prestado servicio como guardaespaldas del anterior alcalde de Portugalete. Persona reservada y discreta, que no hablaba de política, algunos vecinos hablaron de que tenía vinculaciones con la extrema derecha.
Siete alcaldes de la margen izquierda de la ría (Baracaldo, Sestao, Santurce, Portugalete, Trapagaran y Ortuella), condenaron duramente a los autores del asesinato. El pleno extraordinario del Ayuntamiento de Portugalete, reunido el mismo día del atentado, declaró, con el voto en contra de los tres concejales que Herri Batasuna tenía en el consistorio, dos días de luto oficial. Asimismo, en señal de protesta y de repulsa por el brutal atentado, los policías municipales de Portugalete se mantuvieron en huelga durante todo el día 14 de agosto.
El funeral por Manuel Ferreira se celebró al día siguiente en la parroquia de María Madre de la Iglesia de Portugalete, con la asistencia de familiares y miembros de la Corporación municipal.
Manuel Ferreira Simois, de 47 años, era natural de Untas (Orense), aunque llevaba quince años residiendo en el País Vasco. Residía en Santurce, estabacasado y tenía ocho hijos. Había ingresado en la plantilla del cuerpo de Policía Municipal de Portugalete exactamente diez años antes, en 1969. Uno de sus hijos, Francisco Javier Ferreira Castro, ingresó en el Cuerpo Nacional de Policía. Quince años más tarde, fue víctima de otro atentado de ETA, en el que resultó herido leve. El 18 de junio de 1994, la banda terrorista colocó una bomba-lapa en su vehículo en Santurce, donde vivía. La bomba se activó cuando el agente aparcó en el Cuartel de Basauri (Vizcaya), donde prestaba sus servicios como radiopatrulla, tras haber recorrido casi veinte kilómetros sentado encima de la misma. Por un fallo en el ensamblaje del artefacto, estalló el iniciador, pero no el grueso de la carga explosiva compuesta por medio kilo de amerital. El policía sólo sufrió heridas leves, aunque tuvo que estar dos días ingresado por quemaduras en la zona sacra y una pequeña fisura. Una de las etarras que, presuntamente, participó en la colocación del mismo fue Mónica Martínez López, alias Monike y Julai.

ANTONIO NIEVES CAÑUELO (Lujua, Vizcaya, España)

Filed under: 1979, Agosto, Lujua, Sin esclarecer, Vizcaya — Fer Altuna Urcelay @ 19:46

http://g.co/maps/tvyvu

El miércoles 8 de agosto de 1979, a las doce y cuarto del mediodía, la banda terrorista ETA ametrallaba un Land Rover de la Guardia Civil que circulaba por una carretera de uso interior del aeropuerto vizcaíno de Sondica, provocando la muerte del agente ANTONIO NIEVES CAÑUELO y graves heridas a otros dos guardias civiles, Juan Cortijo Durán y Benito Rodríguez Lara.
El Land Rover de la Guardia Civil estaba realizando el servicio cotidiano de vigilancia del aeropuerto. Antonio Nieves conducía el vehículo oficial de la Guardia Civil, y habían llegado al final de la pista de aterrizaje, a unos quinientos metros de la torre de control del aeropuerto, en un terreno correspondiente al municipio de Lujua (Vizcaya). A unos cincuenta metros, ocultos detrás de una tapia del cementerio británico, les esperaban dos terroristas con fusiles de asalto. Previamente, los terroristas -cuatro en total- habían secuestrado al encargado del cementerio, a su mujer y a una hija del matrimonio y les retuvieron en el interior de una capilla. Después llegaron otras tres personas -una monja y dos jóvenes- que también fueron retenidas.
Mientras dos terroristas vigilaban a los rehenes, otros dos se apostaron detrás de la tapia del cementerio esperando el paso de la patrulla. Cuando los tuvieron a unos cincuenta metros, comenzó el ametrallamiento del vehículo. Antonio fue alcanzado por los disparos, y el vehículo empezó a dar bandazos y una vuelta de campana, cayendo totalmente destrozado por un terraplén en el límite de la pista. El coche quedó situado boca abajo, y el techo del Land Rover quedó hundido sobre la parte que ocupaba Antonio.

Tras el atentado, los terroristas huyeron con el coche particular del guarda, un Seat 1430. En el lugar de los hechos se recogieron más de cincuenta casquillos de la marca Geco.
Las primeras personas que llegaron al lugar del atentado fueron el propio personal del aeropuerto, que trasladaron urgentemente a los tres guardias civiles al Hospital Civil de Basurto, pero Antonio ingreso cadáver. Sus compañeros Juan Cortijo Durán, natural de Navazuelas (Cáceres) y de 30 años de edad, y Benito Rodríguez Suárez, natural de Vega de Tera (Zamora) de 23 años de edad, consiguieron salvar la vida.
Antonio Nieves Cañuelo, de 23 años, era natural de Marmolejo (Jaén). Estabacasado y tenía dos hijos. La capilla ardiente se instaló en el cuartel de La Salve de Bilbao, donde al día siguiente se celebró el funeral por su alma. Tras finalizar éste, el féretro fue sacado a hombros por sus compañeros y sus restos mortales fueron trasladados en un furgón a su pueblo natal, donde fueron inhumados.

JUAN JOSÉ TAUSTE SÁNCHEZ (Eibar, Guipúzcoa, España)

Filed under: 1979, Agosto, Eibar, Guipúzcoa, Sin esclarecer — Fer Altuna Urcelay @ 18:01

http://g.co/maps/4js35

A las ocho y media de la mañana del sábado 4 de agosto de 1979 la banda terrorista ETA asesinaba a tiros en Éibar (Guipúzcoa) al guardia civil JUAN JOSÉ TAUSTE SÁNCHEZ cuando se disponía a arrancar su automóvil aparcado en una calle de la localidad para dirigirse al cuartel donde trabajaba.
Juan José salió del portal del domicilio de sus suegros, donde se había instalado con su mujer, y se dirigió al lugar donde tenía aparcado su vehículo, un Ford Fiesta matrícula de Jaén. Nada más sentarse en el asiento del conductor dos terroristas, que le estaban esperando, sacaron sendas armas de fuego y le dispararon a corta distancia. A continuación los terroristas volvieron a ocultar sus armas y huyeron a pie del lugar en dirección a un cruce de caminos situado a escasos metros de la autopista Bilbao-Behobia, donde muy probablemente les esperaba un vehículo con el que se dieron a la fuga. En el lugar de los hechos se recogieron varios casquillos de bala del calibre 9 milímetros parabellum, marca SF.
Los disparos alcanzaron a Juan en el estómago, en el tórax y en la cabeza. El primero que se percató del atentado terrorista fue un policía municipal que se encontraba de servicio en la zona y que dio aviso inmediato a la Policía Nacional y a la Guardia Civil. El barrio de San Salvador, próximo al lugar del crimen, celebraba sus fiestas aquellos días, y algunos vecinos confundieron los disparos con cohetes de las fiestas, incluida su esposa, que sólo se dio cuenta de lo que había pasado cuando se escucharon algunos gritos y se formó un corrillo de gente alrededor del automóvil. Concepción bajó de la vivienda y se encontró a su marido moribundo. Ella misma comenzó a sacarle del coche mientras gritaba: “¿Qué le han hecho a mi marido?”. Juan Tauste fue trasladado inmediatamente al Hospital Militar de San Sebastián, donde llegó cadáver.
El atentado fue reivindicado por ETA militar en un comunicado enviado a diversos medios de comunicación de Bilbao, donde también asumía la colocación de un artefacto explosivo en el domicilio del cónsul francés en la capital vizcaína. En ese comunicado la banda asesina expresaba su intención de seguir adelante con su campaña para que las Fuerzas de Orden Público abandonasen el País Vasco y contra los intereses franceses en la comunidad autónoma.
Juan José Tauste Sánchez, de 26 años, se había casado el 17 de junio conMaría Concepción García Bouzas, de 18 años, en el santuario de Arrate en Éibar. El joven matrimonio se instaló en casa de los padres de Concepción en esa localidad, donde Juan José estaba destinado. El agente era natural de Villacarrillo (Jaén), donde con motivo del veinticinco aniversario de su asesinato se le rindió un homenaje y se le dio su nombre a una calle.

DIONISIO REY AMEZ (Madrid, Comunidad de Madrid, España)

Filed under: 1979, Agosto, Comunidad de Madrid, Madrid, Sin esclarecer — Fer Altuna Urcelay @ 16:44

http://g.co/maps/r4st2
El 2 de agosto de 1979 falleció en la residencia Francisco Franco DIONISIO REY AMEZ, cuatro días después de que estallase en Atocha la tercera bomba de una cadena de atentados indiscriminados de la banda terrorista ETA en el aeropuerto de Barajas y las estaciones de tren de Chamartín y Atocha. La bomba de esta última estación alcanzó de lleno a tres miembros de una misma familia: Guadalupe Redondo Vian, que falleció en el acto, su marido Dionisio Rey, que lo haría cuatro días después, y la hija de ambos, Carmen Rey Redondo, que consiguió sobrevivir pese a la gravedad de sus heridas.

Dionisio Rey Amez era policía nacional retirado. Natural de León, tras su fallecimiento fue trasladado a su tierra natal, donde fue enterrado.


El 29 de julio de 1979 a las 13.15 horas, una bomba explotaba en la oficina de facturación de coches-cama en la estación de Atocha, detrás de la caseta de información a los viajeros y, como las otras dos, en una cabina de consigna de equipajes. La explosión provocó la muerte en el acto del guardia civil JUAN LUNA AZOL y del ama de casa GUADALUPE REDONDO VIAN, y la del joven JESÚS EMILIO PÉREZ PALMA, que falleció pocas horas después en la residencia sanitaria Primero de Octubre. El marido de Guadalupe, Dionisio Rey Amez, falleció cuatro días después, el 2 de agosto. También resultó herida grave la hija de ambos, Carmen Rey Redondo. Esta tercera explosión provocó más de cuarenta heridos, alguno en estado grave o muy grave, que fueron trasladados al Hospital Primero de Octubre.

19 de abril de 2012

GUADALUPE REDONDO VIAN, (Madrid, Comunidad de Madrid, España)

Filed under: 1979, Comunidad de Madrid, Julio, Madrid, Sin esclarecer — Fer Altuna Urcelay @ 17:05

http://g.co/maps/r4st2

El 29 de julio de 1979 a las 13.15 horas, una tercera bomba explotaba en la oficina de facturación de coches-cama en la estación de Atocha, detrás de la caseta de información a los viajeros y, como las otras dos, en una cabina de consigna de equipajes. La explosión provocó la muerte en el acto del guardia civil JUAN LUNA AZOL y del ama de casa GUADALUPE REDONDO VIAN, y la del joven JESÚS EMILIO PÉREZ PALMA, que falleció pocas horas después en la residencia sanitaria Primero de Octubre. El marido de Guadalupe, Dionisio Rey Amez, falleció cuatro días después, el 2 de agosto. También resultó herida grave la hija de ambos, Carmen Rey Redondo. Esta tercera explosión provocó más de cuarenta heridos, alguno en estado grave o muy grave, que fueron trasladados al Hospital Primero de Octubre.

Guadalupe Redondo Vian, ama de casa de 59 años, falleció en el acto por la explosión de la bomba que estalló en la estación de Atocha. Su marido, Dionisio Rey Amez, falleció cuatro días después, mientras que su hija, Carmen Rey Redondo, fue ingresada en La Paz en estado grave con traumatismo craneoencefálico, aunque consiguió salvar la vida. Chema Arconada, uno de los supervivientes de la bomba de Atocha, comentó al diario El Mundo el 4 de febrero de 2007, con ocasión de la manifestación del Foro de Ermua en Madrid, que no puede volver a su Mondragón natal desde que su condición de víctima de la banda le hizo tomar conciencia de la necesidad de movilizarse para reivindicar sus derechos, por lo que se fue a vivir a Palencia. El 29 de julio de 1979 tenía 20 años y estaba en Atocha esperando el TALGO que le iba a llevar a Sevilla. Para Chema, lo peor es que no pudo volver a practicar su afición favorita: la espeleología. “Cuando volví a Mondragón, me recibieron como si nada. Un daño colateral de su lucha”, rememoró. A juicio de Chema, ETA “ya sólo es una mafia, pero si quieres vivir bien allí, tienes que ser como ellos”. “Las víctimas somos gente independiente que quiere vivir en paz, pero también en libertad”.

JESÚS EMILIO PÉREZ PALMA (Madrid, Comunidad de Madrid, España)

Filed under: 1979, Comunidad de Madrid, Julio, Madrid, Sin esclarecer — Fer Altuna Urcelay @ 17:02

http://g.co/maps/r4st2

El 29 de julio de 1979 a las 13.15 horas, una tercera bomba explotaba en la oficina de facturación de coches-cama en la estación de Atocha, detrás de la caseta de información a los viajeros y, como las otras dos, en una cabina de consigna de equipajes. La explosión provocó la muerte en el acto del guardia civil JUAN LUNA AZOL y del ama de casa GUADALUPE REDONDO VIAN, y la del joven JESÚS EMILIO PÉREZ PALMA, que falleció pocas horas después en la residencia sanitaria Primero de Octubre. El marido de Guadalupe, Dionisio Rey Amez, falleció cuatro días después, el 2 de agosto. También resultó herida grave la hija de ambos, Carmen Rey Redondo. Esta tercera explosión provocó más de cuarenta heridos, alguno en estado grave o muy grave, que fueron trasladados al Hospital Primero de Octubre.

Jesús Emilio Pérez Palma falleció en la residencia sanitaria Primero de Octubre horas después de quedar gravemente herido por la bomba que estalló en la estación de Atocha.

Chema Arconada, uno de los supervivientes de la bomba de Atocha, comentó al diario El Mundo el 4 de febrero de 2007, con ocasión de la manifestación del Foro de Ermua en Madrid, que no puede volver a su Mondragón natal desde que su condición de víctima de la banda le hizo tomar conciencia de la necesidad de movilizarse para reivindicar sus derechos, por lo que se fue a vivir a Palencia. El 29 de julio de 1979 tenía 20 años y estaba en Atocha esperando el TALGO que le iba a llevar a Sevilla. Para Chema, lo peor es que no pudo volver a practicar su afición favorita: la espeleología. “Cuando volví a Mondragón, me recibieron como si nada. Un daño colateral de su lucha”, rememoró. A juicio de Chema, ETA “ya sólo es una mafia, pero si quieres vivir bien allí, tienes que ser como ellos”. “Las víctimas somos gente independiente que quiere vivir en paz, pero también en libertad”.
Older Posts »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.