El Mapa del Olvido

21 de abril de 2012

AURELIO SALGUEIRO LÓPEZ (Mondragón, Guipúzcoa, España)

Filed under: 1978, Agosto, Guipúzcoa, Mondragón, Sin esclarecer — Fer Altuna Urcelay @ 14:17

http://g.co/maps/8q3pd

A las once y veinte minutos del lunes 28 de agosto de 1978, la banda terrorista ETA asesinaba en Mondragón (Guipúzcoa) al cabo primero de la Guardia Civil AURELIO SALGUEIRO LÓPEZ perteneciente al Servicio de Información (SIGC) cuando, vestido de paisano, se dirigía al cuartel después de haber recogido la correspondencia en la estafeta de correos.
Este itinerario lo realizaba diariamente y siempre a la misma hora. A mitad del recorrido entre Correos y el cuartel, en una pequeña plazoleta donde confluían las calles Zarugalde, Toribio Aguirre e Ignacio Zuloaga, fue abordado por dos miembros de los Comandos Autónomos Anticapitalistas que le dispararon varios tiros por la espalda con una pistola. Aurelio Salgueiro cayó al suelo boca arriba, quedando la correspondencia desparramada junto a su cuerpo, y fue rematado en el suelo delante de uno de sus hijos, de 14 años, con el que se acababa de encontrar.

Inmediatamente después de producirse el asesinato, los dos terroristas se dieron a la fuga en un vehículo Renault 5 TL de color amarillo en el que les esperaba un tercer individuo. El coche había sido robado a punta de pistola en Éibar a las nueve y media de la mañana del mismo día. Los terroristas obligaron a su propietario a subir al mismo y posteriormente lo dejaron atado y abandonado en Arrate. El vehículo fue encontrado a las cinco y media de la tarde en las cercanías de Éibar. 
La víctima había recibido cuatro impactos de bala alojados en el tórax y en la cabeza. El cuerpo del guardia civil permaneció en el suelo durante más de quince minutos desangrándose sin que nadie acudiera a socorrerlo, mientras su hijo, en estado de shock, daba aviso al cuartel. Aurelio fue trasladado en un turismo particular al centro asistencial de Mondragón, donde ingresó cadáver.
La capilla ardiente por el guardia civil se instaló a las cinco de la tarde en el cuartel de la Guardia Civil y el funeral tuvo lugar al día siguiente, a las once de la mañana, en la iglesia parroquial de San Juan Bautista de Mondragón.
El 29 de agosto una llamada a Egin reivindicó en nombre de un Comando Autónomo, Independentista y Anticapitalista el asesinato de Aurelio Salgueiro, que “había sido sentenciado por las asambleas populares por ser miembro de las fuerzas represivas”.
La pistola con la que asesinaron a Aurelio Salgueiro, una Browning GP-35, fue incautada a José María Iturrioz Garmendia el 15 de noviembre de 1978 cuando fue abatido por agentes de la Guardia Civil después de ametrallar la casa-cuartel de Arechavaleta. En la acción participaron también otros dos miembros de los CAA, Roberto Aramburu Uribarren y Enrique Zurutuza Odriozola. Tras el ametrallamiento, se produjo una persecución y un tiroteo que finalizó en Mondragón donde, además de Iturrioz Garmendia, resultaron muertos Aramburu Uribarren y una vecina de la localidad, Emilia Larrea Sáez de Adacia. Zurutuza Odriozola resultó herido de gravedad y fue detenido posteriormente.
Aurelio Salgueiro López, tenía 46 años y era natural de Monforte de Lemos (Lugo), localidad donde fueron enterrados sus restos mortales. Estaba casado y tenía siete hijos con edades comprendidas entre los 18 años, el mayor, y 11 meses la pequeña. Llevaba ocho años en el cuartel de Mondragón, al que fue destinado en agosto de 1970.

24 de marzo de 2012

ANTONIO RAMOS RAMÍREZ (Mondragón, Guipúzcoa, España)

Filed under: 1986, Guipúzcoa, Junio, Mondragón, Sin esclarecer — Fer Altuna Urcelay @ 22:15

http://g.co/maps/8xw39

En torno a las 23:00 horas del día 8 de junio de 1986 el cabo primero de la Guardia Civil, ANTONIO RAMOS RAMÍREZ, es ametrallado en Mondragón (Guipúzcoa) por miembros de la banda terrorista ETA. La víctima no estaba de servicio, ni vestía el uniforme reglamentario, por lo que los etarras debían de conocer bien sus hábitos tras someterle a un período de seguimiento y vigilancia.
El atentado se produjo en el barrio de San Andrés, en el momento en que Antonio Ramos se acababa de introducir en su vehículo particular después de haber estado en un bar próximo. El guardia civil fue alcanzado en el corazón y el brazo izquierdo, quedando gravemente herido. Aunque fue trasladado de forma inmediata al centro asistencial de Mondragón por personal de la Cruz Roja, no pudo hacerse nada por su vida e ingresó cadáver.
El vehículo de Antonio presentaba un total de diez impactos (dos disparados desde el interior), por lo que el guardia civil debió de repeler la agresión, ya que en su mano tenía un arma que había sido disparada. El turismo quedó cruzado en la calle del Doctor Bañez, a poca distancia del bar en el que, hasta momentos antes de su asesinato, había estado.
Al día siguiente del asesinato de Antonio Ramos, un convoy de tres vehículos de la Guardia Civil fue atacado en Hernani (Guipúzcoa) mediante un coche-bomba, resultando heridos leves dos civiles. Además, ETA había enviado centenares de comunicados a embajadas, medios de comunicación extranjeros y agencias de viajes avisando de lo peligroso que era veranear en España, dando así comienzo a su particular campaña veraniega del terror. Pretendía de esta forma presionar violentamente los días previos a las elecciones generales que se iban a celebrar el 22 de junio, elecciones que ganó el PSOE por mayoría absoluta.
El asesinato del guardia civil está sin juzgar de momento. Años después, las Fuerzas de Seguridad señalaron a Luis Enrique Gárate Galarza, alias Zorro, como uno de los participantes en el atentado. Gárate fue detenido en el sur de Francia, en la localidad de Cognac, a unos cien kilómetros de Burdeos, el 9 de febrero de 2004. El etarra pretendía introducir en España, junto a Ibón Elorrieta Sanz, una furgoneta Renault Kangoo cargada con material explosivo y armas. Por este delito fue condenado en Francia a 16 años de prisión. En junio de 2006, España solicitó la extradición de Gárate Galarza, y en marzo de 2010 fue entregado temporalmente a España para ser juzgado por diversos atentados cometidos en la década de los ochenta.
Antonio Ramos Ramírez, de 28 años, estaba destinado en el cuartel de Oñate. Era natural de la localidad de Espera (Cádiz), aunque había vivido en Sevilla desde muy pequeño. Estaba casado con Carmen Rodríguez Muriel y tenía un hijo de 5 años, Alejandro. Su mujer estaba embarazada de seis meses y, según contaron los medios de comunicación, dio muestras de una gran serenidad durante la celebración del funeral de su marido. Sus restos mortales fueron enterrados en el cementerio de San Fernando en Sevilla.
Calle Doctor Bañez, Mondragón, Guipúzcoa.

9 de marzo de 2012

CONSTANTINO GÓMEZ BARCIA (Mondragón, Guipúzcoa, España)

Filed under: 1977, Guipúzcoa, Marzo, Mondragón, Sin esclarecer — Fer Altuna Urcelay @ 19:37

http://g.co/maps/qvbpw

El 13 de marzo de 1977  ETA asesinaba en Mondragón (Guipúzcoa) al guardia civil CONSTANTINO GÓMEZ BARCIA. Murió en el acto a consecuencia de los disparos de escopeta efectuados por un grupo de terroristas contra el coche en que circulaba, en compañía de Miguel Santaella Carretero (malagueño de 25 años) y José Castaño Vázquez (sevillano de 26 años), también guardias civiles. Todos ellos estaban adscritos al puesto de Oñate de la Comandancia de Guipúzcoa.
Los hechos sucedieron en la madrugada del domingo, cuando Constantino y cuatro amigos abandonaron, vestidos de paisano, la sala de fiestas Alexander en Mondragón. Se subieron a un Renault 12, conducido por otro compañero del cuerpo, en compañía de su novia, que también se situó en la parte delantera. Cuando se encontraban a tan sólo doscientos metros del cuartel de la Guardia Civil, en el cruce de la carretera Beasain-Durango con la de Mondragón-Vergara, un vehículo se paró delente, obligándoles a hacer lo propio.
En ese momento, del primer vehículo descendieron dos jóvenes que, desde ambos lados del Renault 12, dispararon de forma indiscriminada contra el vehículo dos ráfagas con unas escopetas repetidoras de cañones recortados. De los ocupantes del asiento posterior, Constantino Gómez Barcía falleció en el acto, Miguel Santaella recibió heridas de pronóstico muy grave y José Castaño sufrió lesiones leves. Los pasajeros de los asientos delanteros, el conductor y su novia, se dieron cuenta del ataque y tuvieron tiempo de agacharse, por lo que resultaron ilesos.

En su llamada a La Voz de España cuarenta y ocho horas después reivindicando el atentado, la banda asesina señaló que era una venganza por la muerte la semana anterior de dos miembros de ETA (Nicolás Mendizábal y Sebastián Goikoetxea) en un enfrentamiento con la Guardia Civil en Zumárraga.
El impasse en la violencia terrorista, consecuencia de conversaciones secretas de ETA pm y ETA m con el Gobierno de cara a las primeras elecciones generales, se rompió con el ametrallamiento de Constantino y sus compañeros. Sería el primero de los 11 atentados mortales de ese año, año de la amnistía de todos los presos de ETA. El 9 de diciembre saldría de prisión el último etarra, Añat Galarraga. Sin embargo, desde entonces y durante los siguientes tres años, la ofensiva de la banda se recrudeció, con 246 asesinados en ese período conocido como “los años de plomo”.
Constantino Gómez Barcia era de Lugo, aunque fue enterrado en Oviedo por motivos familiares. A su funeral asistieron más de mil personas. Su padre también perteneció a la Guardia Civil, igual que sus tres hermanos. Tenía 21 años y estaba soltero.

7 de marzo de 2012

ISAÍAS CARRASCO MIGUEL (Mondragón, Guipúzcoa, España)

Filed under: 2008, Guipúzcoa, Marzo, Mondragón, Sin esclarecer — Fer Altuna Urcelay @ 12:51

http://g.co/maps/wcq7f

El 7 de marzo de 2008 es asesinado por un pistolero de la banda terrorista en Mondragón (Guipúzcoa) ISAÍAS CARRASCO MIGUEL, exconcejal socialista. Era la primera víctima mortal de las cuatro de ese año.
Isaías trabajaba como cobrador de autopista en el peaje de Vergara. El 7 de marzo de 2008 en torno a las 13:20 horas, cuando acababa de subir al coche para ir a trabajar, un individuo le disparó cinco tiros a bocajarro. El atentado se produjo a la altura del número 6 de la calle Navas de Tolosa, en el barrio de San Andrés. Al oír los disparos, delante del portal de su casa, su mujer María Ángeles y la mayor de sus tres hijas, Sandra, acudieron donde yacía Isaías. Fue trasladado al Hospital del Alto Deba, en Mondragón, y murió una hora después de ingresar.
El etarra, que al parecer llevaba una barba postiza, realizó cinco disparos contra Carrasco: uno en la cabeza, otro en el cuello, dos en el abdomen y un quinto en el brazo.

Militante socialista y afiliado a UGT, Isaías había sido concejal de Mondragón entre junio de 2003 y mayo de 2007, junto a sus compañeros Blanka Roncal, Francisco García Raya, Maltilde Martín, Ismael González y Joseba Ugalde. La no ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (ANV) en 2007 le dejó fuera del Ayuntamiento, pues en esas elecciones municipales sólo resultaron elegidos cuatro concejales de su formación (Carrasco ocupaba el quinto lugar de la lista) y perdió su acta de concejal. En el momento del asesinato de Isaías gobernaba ANV, con Inocencia Galparsoro como alcaldesa.
Durante su carrera política, Carrasco formó parte de la Comisión Informativa de Desarrollo Estratégico y fue el representante del PSE-EE en el Consejo Sectorial de Medio Ambiente, un órgano asesor que comparten los representantes del consistorio con miembros de otras instituciones como organizaciones ecologistas, sindicatos y la Universidad de Mondragón. También fue miembro de la Junta de Gobierno de la Comunidad del Alto Deba, una institución constituida por los municipios de la comarca, en calidad de sustituto de la titular del PSE-EE, Matilde Martín Delgado.
Isaías Carrasco Miguel, de 43 años y natural de Mondragón (Guipúzcoa), estaba casado con María Ángeles Romero y era padre de tres hijos: dos chicas de 17 (Naiara) y 20 años (Sandra) y un niño de 4 años (Adei). Carrasco era un trabajador del barrio obrero de San Andrés de Mondragón, localidad en la que se establecieron sus padres, un matrimonio de inmigrantes llegados desde Morales de Toro (Zamora). Por ello, mantenía fuertes vínculos con este municipio, de donde eran naturales su padre (ya fallecido) y su madre, así como sus abuelos. En el momento de su asesinato trabajaba en la Biselan, concretamente de cobrador en un peaje de la autopista A1 a su paso por Vergara. Antes había trabajado en una empresa con su padre, y posteriormente en el sector de la construcción. Gran aficionado al fútbol, había sido entrenador de un equipo de futbito y había jugado también en el conjunto de su barrio, el Pedrusco. En el momento de su asesinato, Isaías Carrasco no desempeñaba ningún cargo público y había renunciado a llevar escolta. El 11 de junio de ese año habría cumplido 44 años.

Blog de WordPress.com.