El Mapa del Olvido

23 de marzo de 2012

TOMÁS SULIBARRIA GOITIA (Bilbao, Vizcaya, España)

Filed under: 1980, Bilbao, Junio, Sin esclarecer, Vizcaya — Fer Altuna Urcelay @ 22:35

http://g.co/maps/967pk

El 3 de junio de 1980 la banda terrorista ETA asesinaba en Bilbao a TOMÁS SULIBARRIA GOITIA, exmiembro de la banda y, según ETA, infiltrado de las Fuerzas de Seguridad. La víctima acababa de mantener una reunión con los responsables del Banco de Vizcaya, banco en el que trabajaba antes de ser detenido en 1978 y pasar año y medio en prisión. La visita a la sucursal bancaria tenía por objeto pedir que le reingresaran en el puesto de trabajo anterior. Cuando regresaba a su domicilio caminando por la calle Correo, dos terroristas (un hombre y una mujer) se le acercaron por la espalda y le dispararon un único tiro en la nuca que le causó la muerte en el acto. Eran las 10:30 horas.
En torno a las 12:45 una voz anónima revindicó en nombre de ETA militar el atentado contra el exmilitante de la banda terrorista. El cadáver de Sulibarria quedó durante unos quince minutos tendido en el suelo, boca arriba, mientras seguía manando sangre de su cabeza. Trasladado al Hospital de Basurto, los médicos sólo pudieron certificar su fallecimiento.

Era la segunda vez que ETA atentaba contra Tomás Sulibarria, alias Tomy. La primera se produjo dos años antes, en agosto de 1978. Previamente, en mayo de 1978 la Policía había desarticulado los grupos Mendizábal y Serpa de ETA, deteniendo a varios de sus integrantes. Sulibarria era, presuntamente, el jefe de la primera célula. Logró eludir a la Policía y huyó a Francia. Allí se trasladaron también su mujer y su hija.
Pocos meses después, en la tarde del 30 de agosto de 1978, vecinos de la localidad de Mundaca encontraron a un hombre gravemente herido por un disparo en el cuello en la carretera que une esa localidad vizcaína con Bermeo. Una bala le había atravesado la garganta y la mandíbula, dejándole sin habla. Trasladado al ambulatorio de Bermeo para realizarle las primeras curas, consiguió escribir en la camilla con su propia sangre “Soy de ETA”. Debido a la gravedad de las heridas, lo trasladaron al Hospital Civil de Basurto, donde fue identificado como Tomás Sulibarria Goitia.
La banda terrorista ETA emitió un comunicado responsabilizándose del atentado contra Sulibarria, en el que le acusaba de “haber traicionado a la organización” y ser miembro a sueldo de los Servicios de Seguridad españoles desde que había sido detenido por un breve espacio de tiempo tres años antes, en 1975. El escrito de ETA daba datos sobre la participación de Tomy en la creación de la gestora pro amnistía de su barrio y su posterior ingreso en ETA, organización en la que actuó como coordinador de dos grupos terroristas (el Mendizábal y el Serpa) cuyos componentes serían posteriormente detenidos, al haber sido “vendidos” a la Policía española por Sulibarria.
Según la versión de la banda terrorista, Sulibarria huyó a Francia en mayo de 1978 con la intención de “introducirse entre los refugiados para llegar a tener acceso a aquellos a quienes el Gobierno atribuye una mayor influencia política”. Fruto de esa actividad y “en colaboración con su enlace de los servicios de seguridad españoles”, continuaba el comunicado de la banda, Sulibarria preparó el atentado en San Juan de Luz contra el exdirigente de ETA Juan José Etxabe y su mujer en julio de 1978.
Tomás Sulibarria negó desde el primer momento tales acusaciones. Por su parte, las secciones sindicales del Banco de Vizcaya, donde trabajó hasta su huida a Francia, ponían en duda las explicaciones de ETA y, tras recordar su destacada actividad sindical, pedían pruebas concretas de las acusaciones. Pero ETA no volvió a pronunciarse sobre el tema hasta su asesinato casi dos años más tarde.
Una vez dado de alta, tras curarse de las graves heridas sufridas en ese primer atentado, ingresó en prisión a la espera de ser juzgado, cosa que se hizo en octubre de 1979. La fiscalía pidió penas de cinco años de cárcel por un delito de depósito de armas ya que, tras la desarticulación de los grupos Mendizábal y Serpa de ETA, la Policía encontró en el registro del domicilio de Sulibarria en mayo de 1978 dos metralletas, seis pistolas y un revólver.
Durante el juicio, Tomás Sulibarria negó su pertenencia a ETA, ni como jefe ni como militante, y afirmó que huyó a Francia por miedo al leer en los periódicos que le acusaban de ser el jefe de ETA. También afirmó que no vivía en el piso que fue registrado en mayo en la calle Itubirralde de Bilbao, sino que se lo había dejado a un tal Txavi, obrero en paro que conoció en la “marcha de la libertad”. En cuanto a su regreso a España y su aparición gravemente herido en Mundaca, dijo no recordar nada. Señaló que la noche anterior fue a cenar a un restaurante en San Juan de Luz y que lo siguiente que recordaba es que se encontró “como borracho” en una carretera. Al parecer, poco después de la cena fue secuestrado y drogado, para su traslado a Mundaca, donde le dispararon en el cuello.

Finalmente la Audiencia Nacional lo condenó a un año y seis meses de prisión por depósito de armas. La sentencia declaró probado que Tomy, miembro de ETA militar, tenía escondidas, con destino a los fines de la banda terrorista, dos metralletas, seis pistolas y un revólver en el piso de su propiedad que fue registrado por la Policía en mayo de 1978 y que, enterado del registro, Sulibarria huyó a Francia.


Tomás Sulibarria Goitia tenía 27 años, estaba casado con Carmen Francia y era padre de una niña de 4 años. Tres meses antes de ser asesinado había salido de la prisión de Burgos, a la que fue trasladado por razones de seguridad desde el centro penitenciario de Basauri. En la reivindicación del atentado, ETA reiteró las acusaciones de que era un traidor a la banda y un infiltrado de las Fuerzas de Seguridad españolas.


Para añadir más confusión a este caso, al día siguiente de su asesinato su viuda hizo unas declaraciones publicadas en el diario bilbaíno La Gaceta del Norte, en las que dijo que “a Tomás no lo había matado ETA sino la envidia y la mentira”. Y señalaba claramente al etarra Pagoaga Gallastegui, alias Peixoto: “Él molestaba a una persona de la ‘Capilla Sixtina’ (nombre con el que se conocía a la dirección de la banda), a Peixoto concretamente, y por eso ha muerto”. En sus declaraciones, Carmen narraba las relaciones de Tomás con ETAm y las razones que movieron a la organización a atentar contra él por dos veces. “Tomás era una persona que a los catorce años empezó a luchar por Euskadi, y a los veintisiete le han pegado un tiro”, explicaba Carmen Francia. “Mientras estuvo en Euskadi sur fue una persona bien considerada dentro de la organización ETAm. Cuando pasó al Norte, la ‘Capilla Sixtina’ le indicó que tenía que volver al Sur. Le ofrecieron un cargo burocrático que a él no le gustaba, aunque anteriormente había estado dedicado a la captación de militantes. Las armas se pusieron sobre la mesa quince días antes de que sufriera el atentado del 30 de agosto de 1978. Si no acataba las órdenes, le echarían de la organización”. “Mi marido”, añadía, “les dijo que de la organización sólo le podía echar la base, pero no ellos, y si la base le echaba seguiría luchando como independiente, como lo hizo antes. El día 30 de agosto fue el atentado. Le citaron para hablar de una posible acción, pero lo único que hicieron fue llevarle a Mundaca. En ningún momento le llamaron asesino ni traidor. Tras el atentado estuvo en el hospital y después pasó a la cárcel de Basauri -tenía la boca cosida, por la operación que le tuvieron que hacer-, y en vísperas de Navidad, le llevaron a Burgos. Allí estuvo cuatro veces en celdas de castigo por defender los derechos de los presos”.

Carmen Francia recordaba que cuando salió de prisión la dirección de ETA Militar le dijo que debía irse de Euskadi “hasta que la gente se olvidara de él, y le dijeron que no habría problemas de dinero. Si se quedaba en Euskadi, lo más probable es que recibiera un tiro. Además debía de abandonar la izquierda abertzale. Él me dijo entonces que prefería morir en Euskadi con la cabeza alta que vivir por ahí como un perro“. Tomás Sulibarria murió, según afirmó su esposa, el 31 de agosto de 1979, al día siguiente de su primer atentado, “cuando le llamaron traidor”. “Desde que salió de Burgos”, aseguraba, “sus cuatro meses de libertad habían sido un infierno. Ayer mismo me decía, mientras estaba mirando los recortes de periódico sobre el tema” -hacía días que notaba que le seguían-: ‘Me voy a volver loco, me tienen cogido, pero saben que nunca hablaré’. Mi marido sabía quién le disparó en agosto de 1978“.

También el abogado Juan Luis Ibarra Robles, vinculado desde hacía años a la izquierda proetarra, dirigió al diario Egin una carta en la que rectificaba algunas informaciones sobre su defendido Tomás Sulibarria y calificaba la versión de los hechos de ETAm de “simple y llanamente falsa”. El abogado aseguraba en su carta que, durante dos años, fue valedor del que constituyó el único y obsesivo deseo del antiguo etarra, desde el atentado fallido que ya sufrió en agosto de 1978: “Que la organización a la que perteneció, antes de apretar el gatillo contra su cabeza, le permitiera defenderse de las acusaciones que contra él efectuaba”. Juan Luis Ibarra, que participó en la defensa de Sulibarria y sus compañeros acusados de pertenecer al comando Mendizábal ante la Audiencia Nacional, de cuya denuncia ante la policía fue responsabilizado Tomás por ETA Militar, aseguró que Sulibarria dirigió todos sus esfuerzos durante la instrucción del sumario, con éxito, a la exculpación de las otras tres personas implicadas, asumiendo toda la responsabilidad del delito de depósito de armas.
Sea como fuere, lo único claro en el caso de Tomás Sulibarria es que el atentado fue cometido por la banda terrorista ETA. Si perteneció a ETA o fue un infiltrado en la banda sigue siendo un misterio a día de hoy, teniendo en cuenta las contradicciones insalvables que hay en los testimonios de la propia víctima (que escribió con su propia sangre “soy de ETA” pero negó su pertenencia a la banda en el juicio), de su viuda, del abogado y de la banda terrorista.



C/ del Correo (acceso a Plaza Nueva), Bilbao, España

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: